Moita sorte, Edu Expósito 

A quien te ofrece tanto, sin tener que devolverle nada a cambio, tan sólo nos queda decirle algo: GRACIAS. Y Edu Expósito nos ha ofrecido una temporada grandiosa a todos los que amamos este deporte y esta categoría. La Liga 1|2|3 ha vuelto a mostrarnos que su nivel es realmente elevado.

Edu Expósito

Y dentro de ese nivel Edu se mostró como uno de los grandes faros de plata. Ahora se nos va. Nos priva de su clase, poniéndola al servicio de una SD Eibar que no ha dudado. Los armeros apuestan por un futbolista que ha demostrado muchas cosas.

Talento, trabajo, inteligencia y personalidad

Porque Edu Expósito, obviamente, se define por el talento. Por la calidad, la clase, el toque. De zancada larga, en conducción puede ser imparable. Pero sus mayores virtudes no son las puramente individuales. El catalán maneja los tiempos, se asocia con facilidad y encuentra a sus compañeros eligiendo con inteligencia el cómo y el cuándo.

Leer más | ‘Deportivo, el tapado del playoff’

Domina los tiempos, capacitado para elegir cuando ofrecer pausa al equipo o acelerando cuando así lo requiere el juego. Capacitado para incorporarse al ataque, su buena capacidad de disparo es otra de las virtudes que añade a un fútbol de altos quilates. Y a todo ello suma también equilibrio defensivo, algo en lo que ha progresado enormemente ofreciendo seguridad también a la hora de replegar, aumentando sus porcentajes de éxito en las disputas individuales.

Edu Expósito

Edu en disputa con Roberto Torres | Noticias de Guipúzcoa

Pese a su juventud, se ha convertido en líder de un Deportivo que aspiraba a lo máximo, al ascenso. En grandes fases se echó al equipo a la espalda, mostrando una personalidad y madurez impropias para su edad.

Suerte en la élite, Edu 

Precisamente por su edad, aún le quedan matices que mejorar en su juego. Controlar la presión en momentos cruciales o, sin ir más lejos, atreverse en más ocasiones con el disparo de media distancia.

En cualquier caso, a sus 22 años, Edu se encuentra en un momento idóneo para dar el salto. El tren ha pasado y él ya está subido. Ahora le toca plasmar todo su fútbol y que eso le lleve al éxito. En A Coruña estarán atentos, siguiendo de cerca las evoluciones de un joven que les ganó el corazón. Aquí, en Fondo Segunda, le deseamos toda la suerte del mundo. Aunque estamos seguros de que, si desarrolla sus virtudes, no necesitará demasiada. Moita sorte, Edu.

Deja un comentario