El nuevo Extremadura avanza a paso firme en su particular reconstrucción. El club ha dado un paso adelante. En lo extra futbolístico, el estadio ha sufrido modificaciones y mejoras tanto para el aficionado (asientos) como en distintos estamentos de la entidad. Por otro lado, en la planificación deportiva también hay mucho trabajo por delante.

Los extremeños han padecido el efecto rebote de las cesiones, ya que varios jugadores que no estaban en propiedad ya se han marchado. Es el caso de Roberto Olabe, Lolo González, Alberto Perea, Ortuño, Perone o Álvaro Fernández. También revulsivos interesantes como Nando. Todo ello ha obligado a peinar el mercado y, por el momento, han llegado varias piezas interesantes pero que apuntan más a rellenar el fondo de armario que a ocupar un puesto en el once.

Nono como fichaje más atractivo

David González ‘Nono’ es a priori el futbolista que más ilusión ha despertado en Almendralejo. Al hecho de que sea extremeño se suma la calidad que va a inyectar al equipo. Un extremo diestro que juega a pierna cambiada. Muy vertical, Nono es de los que pide la pelota, no se esconde. Quiere protagonismo siempre, aunque por otro lado tiene capacidad de asociación y para nada es individualista.

Juan Muñoz

Juan Muñoz celebra un gol | AD Alcorcón

Puede jugar por fuera, ya que tiene regate y desborde, pero también entrar a zona media a combinar. Destaca sobre todo en contragolpes, con espacios, donde aprovecha su verticalidad. De lo mejor de un Alcorcón que cabe recordar que fue líder durante gran parte de la primera vuelta. Nono aterriza en Almendralejo con la misión de comandar el ataque azulgrana.

Para la banda también ha conseguido el Extremadura a Víctor Pastrana, procedente del Celta B. Un zurdo para ambas bandas que puede aportar aquello por lo que vino Nando el pasado enero. Velocidad y profundidad, algo que no abunda en el equipo y que este joven extremo puede imponer. El Francisco de la Hera disfrutará del vértigo de estos dos correcaminos.

Una obligada revolución en la medular

Lolo y Tienza no jugarán en el Extremadura la próxima campaña. Manuel Mosquera va a apostar por el fútbol control, la combinación, y con ello prescinde de dos futbolistas con otras cualidades. Ambos eran fuerza, físico, equilibrio, corrección en coberturas, pero algo escasos de gran calidad técnica.

David Rocha y Sergio Gil son los primeros recambios. El primero de ellos, extremeño, llega tras un mal año en el que no fue un fijo en Nástic y, tras su pase a Almería, perdió todo protagonismo posible. Un centrocampista bastante válido en ataque y defensa. Atrás aporta recuperación y colocación. Con balón, criterio y salida de balón, aunque no ostenta un altísimo nivel técnico.

En el caso de Sergio Gil, el movimiento es sumamente interesante. Llega en propiedad, con 23 años pese a llevar ya cinco de experiencia en la categoría. Un cerebro con enorme calidad. Puede ocupar todas las posiciones del centro del campo, incluso tirarse a una banda, aunque lo idóneo es que esté en el medio. Tiene capacidad para ser la primera espada en salida de balón y acercarse a los centrales.

Por otro lado, desde el puesto de interior también aporta opciones de combinación. Su posición ideal es en un doble pivote, junto a un centrocampista posicional que esté mejor colocado y le haga coberturas, pues Sergio tiende a ser algo desordenado y alocado, lo que le lleva a perder el sitio en numerosas ocasiones.

Quedan fichajes por hacer

Mucho tiempo por delante, pero el Extremadura debe acometer varios fichajes más. Especialmente titulares, jugadores que aumenten el nivel medio de la plantilla. A priori, Rocha y Pastrana llegan para aumentar el fondo de armario. Fran Cruz, que ha firmado de nuevo con los extremeños, parte también como central suplente, así como otros que regresan de cesión (Borja García y Manu García). Todo ello a la espera de ver que pasa con los Airam.

La principal posición a reforzar es la delantera. Las marchas de Ortuño, Schahin y Chuli obligan a la dirección deportiva a moverse en busca de al menos dos puntas. Candidatos como Álex Alegría o Piovaccari ya han firmado por otros clubes. Por información que llega desde Almendralejo, parece que el mercado nacional está muy complicado y los delanteros del mismo exigen pretensiones muy elevadas. Por ello, la opción más factible parece que será peinar el mercado extranjero.

Otras posiciones que se podrían reforzar serían la de lateral izquierdo, para juntar a dos laterales en cada banda. También un extremo derecho que compita con Pastrana por un puesto en el once, a la espera de ver como llega un Carlos Valverde que, al cien por cien, apunta a titular. Dicho rol lo ocupaba Olabe, por lo que el Extremadura debe completar dicho puesto para potenciar al equipo.

Posible once del Extremadura | Vía: Lineup

En definitiva, un Extremadura que por el momento podría formar un once inicial parecido al de la foto. Queda mucho por hacer, pero los pasos se están dando en la dirección correcta. Todo ello con el mejor comandante posible, Manuel Mosquera, que ya ha comentado en rueda de prensa que el pasado no importa y que hay empezar a forjar esta temporada olvidando lo anterior.

Deja un comentario