Ramis ya tiene a su Febas. Como si de un ‘dejavú’ se tratase, el Albacete repite estrategia y adquiere como cedido a un centrocampista que, a pesar de ser más ofensivo y adelantado en cuanto a posición, aterriza en tierras manchegas para ocupar un puesto como titular en el doble pivote. Se trata de Roberto Olabe, nuevo futbolista del club albaceteño.

Olabe fichó hace varias semanas por el Eibar, procedente del Atlético de Madrid, tras haber militado en el Extremadura como cedido. Una temporada en la que, sobre todo, gozó de protagonismo en un equipo que vivió una preciosa ascensión final, la cual supuso una permanencia. El criado en Zubieta y nacido en San Sebastián llega con esa experiencia angustiosa que supone luchar por una salvación, y recala en tierras manchegas preparado para dar un salto en cuanto a objetivos colectivos.

Polivalencia en su máximo exponente

Roberto Olabe no puede definirse por una sola posición sobre el césped. La temporada pasada jugó en un doble pivote, como interior en un 4-1-4-1, de mediapunta y de banda tanto derecha como izquierda. Abarca todas las posiciones del centro del campo y, en ellas, combina calidad y finura en su zurda, visión de juego, con trabajo y derroche defensivo.

Olabe

El Extremadura celebrando un gol | Foto: Liga123

Es un futbolista que mete la pierna, es agresivo en la recuperación y ostenta un carácter fuerte que, por otra parte, le lleva a veces a cometer faltas a destiempo y recibir tarjetas amarillas innecesarias. Por ahí pasa uno de sus puntos a mejorar, el saber tener la cabeza fría en determinados tramos de partido. Fue el tercero que más amarillas vio de su equipo (nueve).

Como datos estadísticos positivos, el vasco fue el cuarto con más minutos de su equipo, el segundo en recuperaciones de balón (189, solo detrás de Zarfino), segundo en entradas con éxito (45), segundo en faltas recibidas (78), primero en asistencias (5), cuarto en regates con éxito y segundo en pases cortos (1.077). Es decir, en un top alto tanto en tareas ofensivas como defensivas, otra muestra más de lo completo que es Olabe.

Acabó la temporada en banda

Comenzó la temporada en posiciones más centradas, aunque la mayor parte de los partidos, especialmente con la llegada de Manuel Mosquera, los disputó en banda derecha. El técnico gallego impuso su once tipo y este situaba a Olabe en el costado. En este mapa de calor se observa que desde ahí, tiende en ocasiones a posiciones interiores para asociarse y dejar el carril a Álex Díez.

Sin embargo, en el mapa también se observa como recibe mucho el balón cerca de la línea de cal. Ello refleja que no es un jugador que constantemente vaya al centro (como por ejemplo sí hacía Leo Suárez en Mallorca partiendo desde el mismo sitio y con el mismo sistema), sino que también trata de recibir en corto desde el costado. No tira desmarques de ruptura, más bien trata de combinar en corto y buscar el desmarque largo del lateral.

Olabe, a hacer de Febas

Este otro mapa de calor muestra sus movimientos en un encuentro (1-4 ante el Reus) en el que jugó en un doble pivote. Un partido en el que, por otro lado, evidenció uno de sus posibles puntos a mejorar. Perdió un balón en la base de la jugada, cerca de área propio, que supuso el tanto de los catalanes. Es decir, desde el pivote, arriesga en ocasiones en salida de balón como si se tratara de la zona de tres cuartos de campo y no tan próximo a la meta propia.

Aterriza en Albacete para hacer de Febas, es decir, jugar en el doble pivote. Debe ir acompañado de un Dani Torres, es decir, un pivote más posicional y ordenado tácticamente que supla esa tendencia de Olabe de ofrecerse en distintas zonas del campo. Es un jugador muy parecido al que ahora milita en el Mallorca y que el curso pasado fue el faro del cuadro manchego.

Olabe debe reajustarse, adaptarse de nuevo a las obligaciones de un pivote en 4-4-2. Acabó la temporada lejos de esa zona y regresará a la misión de sacar la pelota desde atrás. Le va a beneficiar el esquema de Ramis, en el que los bandas tiran al centro, los laterales son profundos (tiene buen desplazamiento largo), además del recurso de buscar arriba a Zozulia.

Aunque, por encima de todo, debe el Albacete acompañarle de un jugador con mucho rigor táctico, cosa que Azamoun, más destructor y de recorrido, no termina de ostentar. El objetivo es que este dibujo ofensivo del Albacete se pueda repetir pero con Olabe haciendo de Febas (además del resto de cambio de cromos que ha habido).

Disposición ofensiva del Albacete el pasado curso en tramos de creación de jugada | Fuente: Lineup

Deja un comentario