Yuri de Souza Fonseca. Un nombre con letras doradas y que todo el mundo aclama en El Toralín. El delantero brasileño es el líder dentro y fuera del campo del equipo berciano. El que siempre cree, el que nunca se rinde, el que lo da todo por su escudo y por su camiseta. En su caso, sus 38 años no deja de ser un simple número, un detalle más que aporta más mérito todavía a la causa que ha desempeñado durante las últimas diez temporadas.

Otra lección magistral

En las dos primeras jornadas, Yuri no había logrado destacar demasiado en lo que era uno de los regresos más esperados de la presente temporada. Sin embargo, los pequeños destellos que ya dejó frente al Real Zaragoza fueron solo el prólogo de la exhibición ante el Tenerife. Su equipo necesitaba empezar a sumar triunfos en casa y el “10” decidió no hacer esperar más a su afición. Dos goles donde la técnica y el remate son difícilmente mejorables y una asistencia para poner el colofón a una actuación soñada.

Yuri, Genio y figura

El currículum del ariete es tremendo y oportunidades no le faltaron para dar el salto a Primera División. Pero él siempre fue fiel a la Ponferradina. Su objetivo era (y es) llevar al equipo blanquiazul a la élite del fútbol español. Los números también son dignos de aúpa. Máximo goleador del equipo durante ocho de las nueve últimas campañas.

Yuri

Yuri celebra un gol | infobierzo.com

Pero más allá de las cifras, lo realmente importante es lo que Yuri representa para el club, para la afición y para la ciudad. La confianza que transmite, esas ganas de competir y de ganar, y la sensación de que el tiempo se detiene cuando entra en escena y que los años parecen no pasar para él.

¿Uno de los últimos servicios?

Pensar en un ascenso para la Ponferradina se hace muy complicado, más aún siendo un club sin experiencia en la máxima categoría, pero en La Liga SmartBank nunca se puede descartar ningún escenario. Sin ir más lejos con la gesta del Mallorca hace apenas unos meses.

Leer más | ‘Retorno esperanzador’

En cualquier caso, seguro que Yuri sigue teniendo esa meta, pero al mismo tiempo sabe que podría estar delante de una de sus últimas oportunidades para cerrar ese ansiado círculo. En ambos caso, el tiempo acabará dictando sentencia. De momento, lo que sí podemos asegurar es que O Rei ya ha dejado su carta de presentación para que El Toralín vuelva a vibrar desde el sitio que se merece.

Deja un comentario