El Real Oviedo no está pasando por su mejor momento, ni mucho menos. El conjunto oviedista es el nuevo colista de la categoría tras realizar un inicio de temporada nefasto y sólo conseguir un punto tras cuatro jornadas disputadas. Es el peor arranque liguero del Real Oviedo en años. Peor incluso que el de la temporada 2002/03 (año del doble descenso) donde los carbayones lograron cuatro puntos.

Un inicio muy negativo

Con estos registros la afición se está llevando una gran desilusión. En julio Directiva y entrenador fijaban el objetivo en la lucha por el ascenso. La realidad actual muestra que salvo mejoría sustancial tendrán serios problemas para optar a cotas altas.

Leer más | ‘Sin prisa pero sin pausa’

Un inicio de temporada pésimo, marcado principalmente por los errores defensivos, especialmente en los minutos finales de partido. El Real Oviedo ha visto como, en las cuatro jornadas disputadas hasta el día de hoy, su rival marcaba gol y le ”robaba” puntos al conjunto asturiano en los últimos instantes de partido. Un total de cinco puntos perdidos en los últimos instantes de partido.

Real Oviedo, resultados históricamente pésimos

Tres empates (Deportivo, Fuenlabrada y Mirandés) y una victoria (Lugo) eran los resultados hasta esos instantes finales, donde el Real Oviedo concedió varias jugadas de peligro y donde perdió tantos puntos, que los hace estar en el último puesto de la categoría.

Real Oviedo

Riki, aparición de la temporada | La Liga

Ahora la afición está empezando a buscar culpables. Muchos señalan a la directiva, a la que recriminan una mala planificación deportiva y principalmente una plantilla descompensada. El claro ejemplo está en los laterales, donde el Real Oviedo cuenta con Mossa como único lateral izquierdo puro (Bolaño está actuando como central zurdo), mientras que en el lateral derecho cuenta con tres jugadores (Juanjo Nieto, Diegui y Lucas).

Una plantilla sin nuevos líderes consistentes

También han sido criticados porque habían comunicado que en este mercado veraniego iban a llegar pocos jugadores, pero que serían diferenciales. Y una vez cerrado el mercado, en el campo no se ha visto mucho jugador diferencial que haya tirado del carro. Sí que hay que destacar la gran labor que ofrecen Sangalli y Ortuño, los cuales están siendo de lo mejor en este nuevo Real Oviedo. Pero tampoco pueden ser ellos los que tiren principalmente del carro, ya que necesitan la ayuda de los más veteranos.

Egea, de nuevo en apuros

Otro de los más señalados es Sergio Egea. El entrenador argentino no da con la tecla y no consigue encontrar la fórmula para que el equipo consiga sumar de tres en tres. La afición le recrimina que cuente tan poco con jugadores como Ibra Badé, el cual ha estado todo el verano en la rampa de salida, ya que no contaba con él. Sin embargo, el delantero senegalés trabajó duro durante toda la pretemporada y decidió quedarse. Pero el problema es que a pesar de haberse quedado, Egea no cuenta con él y ha puesto por delante incluso a Samuel Obeng, que es un jugador recién fichado para el Vetusta.

El entrenador tiene señalado en rojo el nombre de Joselu. Egea espera poder contar desde ya con el delantero onubense para poder utilizar el 4-4-2 que tanto desea y que ya utilizó en su primera etapa en Oviedo. Los esquemas utilizados en estas jornadas (4-1-4-1 y 4-2-3-1) parece que no le convencen y con el menudo delantero espera poder usar el doble punta.

Los veteranos no tiran del carro

También han sido señalados varios jugadores como Berjón, Tejera, Carlos Hernández y Mossa. Jugadores que llevan varios años ya en la plantilla y que deberían de ser los jugadores diferenciales, aquellos encargados de tirar del carro en este Real Oviedo.

Leer más | ‘La evolución del nuevo Oviedo de Egea’

Sin embargo, el nivel que han demostrado algunos de los citados anteriormente está siendo muy bajo. Tan bajo que incluso se han caído de las convocatorias, como es el caso de Carlos Hernández, el cual hizo un partido bastante malo en Riazor y le costó el puesto que ahora mismo ocupa Javi Fernández, central de 21 años recién fichado del UCAM.

Un colista inusual

Por todo esto, estamos viendo un colista inusual. Un Real Oviedo que sólo ha logrado un mísero punto. Un equipo que se está viendo descompensado en el campo. Antes faltaba un delantero que ayudase con goles al equipo, pero ahora con Ortuño cumpliendo esa faceta (lleva tres goles en cuatro partidos) hace falta que atrás el equipo rinda al nivel que se necesita para evitar encajar tantos goles. El conjunto oviedista lleva cinco goles a favor (más de un gol por partido de media) y ha encajado ocho goles (dos goles encajados de media por partido). Cifras inaceptables para un aspirante.

Real Oviedo

Champagne ha sustituido a Herrero | Real Oviedo

Egea necesita revertir cuanto antes esta situación, y espera que sea ya este fin de semana en el Carlos Tartiere ante su afición. El Real Oviedo espera dar un giro y comenzar a sumar de tres en tres para salir cuanto antes de la zona roja. Una zona que no trae buenos recuerdos a la afición oviedista. El Real Oviedo llegó en 2015 a La Liga para quedarse, y esperar que algún año sea el del regreso a Primera. Ese en que la afición pueda gritar: ”HEMOS VUELTO”.

Deja un comentario