El Fuenlabrada con el paso de las jornadas se está convirtiendo en un equipo ‘a batir’, destacando varios jugadores. En concreto, el futbolista ‘kiriko’ que más nombre se está ganando es Randy Nteka. El jugador francés de 21 años se está convirtiendo en uno de los jugadores ‘a seguir’ de esta Liga SmartBank.

Randy Nteka y la influencia de Mere

Su potente zurda, su regate, su ‘clase’ y su 1,90 m le convierten en un jugador ‘total’. Estas cualidades le han convertido en el ‘box to box’ del Fuenlabrada.

Podcast | ‘El Fuenlabrada sorprende’

Sin duda, la transformación de Randy tiene nombre y apellidos: Mere Hermoso. Tras la llegada del gaditano al banquillo ‘kiriko’ en la temporada 18/19, el medio francés consiguió su mejor versión. Sin embargo, no fue
fácil la adaptación de Randy al esquema de Mere. A principio de la temporada Randy jugó de extremo, delantero, mediapunta y medio en un doble pivote.

Randy Nteka

Randy, protegiendo el balón | Diario AS

Finalmente, las características de Randy Nteka le convirtieron en el box to box del equipo ‘kiriko’ por delante del doble pivote de la medular. Mere supo dar con la ‘tecla’
y Randy ‘explotó’.

Randy, un pilar en un ascenso histórico

El Fuenlabrada consiguió ascender a Segunda División con un destacado Randy, anotando 9 goles y dando 2 asistencias en un total de 42 partidos. El francés es uno de los pilares del Fuenlabrada, tanto la pasada campaña como la actual.

“La transformación de Randy tiene nombre y apellidos: Mere Hermoso. Tras la llegada del gaditano al banquillo ‘kiriko’ en la temporada 18/19, el medio francés consiguió su mejor versión”

Destaca de Randy su poderío físico y resistencia. De esta manera, consigue ayudar a su doble pivote a la vez que ofrece un atacante más al equipo. El jugador ‘kiriko’ suele ‘caer’ a banda izquierda para después jugar por dentro, ya sea para buscar un pase al espacio o un potente disparo.

Un futbolista que mejora a los que le rodean

Randy no es un jugador que destaque por sus cifras, sino por su ‘trabajo en la sombra. Es un futbolista que ofrece ayudas constantemente al equipo de Mere. Su gran altura le convierte en un ‘seguro’ por alto,
‘ganando’ la mayoría de balones aéreos. Además, pese a su gran altura, es un jugador de mucha clase y de juego entre líneas.

Leer más | ‘Otro gallo en el corral’

De ello dio una ‘clase’ ante el Recreativo de Huelva para ascender a Segunda. En la
temporada actual, al igual que el resto de sus compañeros, se está adaptando a la categoría. Pero ya dando muestras de su calidad, su poderío, su rigor y su incombustibilidad. El francés tan solo tiene 21 años y mucho por dar al fútbol.

Deja un comentario