El Real Zaragoza pasa por uno de los mejores momentos de lo últimos años en lo que al nivel de su fútbol se refiere. Y es que el conjunto maño añoraba ya el poder disfrutar de un equipo que demostrara el nivel que tiene el Zaragoza como club. Unos jugadores acordes a su afición. Un grupo de amigos que hagan disfrutar a los presentes en las gradas de La Romareda.

Leer más | ‘Ilusión a raudales’

En los últimos años, los hinchas blanquillos no han podido gozar de buen fútbol viendo a su equipo. Tan solo pudieron hacerlo, y en un espacio temporal muy reducido, con Borja Iglesias y compañía. Y ya saben ustedes cómo se comportó en aquel momento la afición zaragocista: recibiendo al equipo como si jugara competición europea. Ya saben, amor incondicional.

Y esta temporada se espera algo así del conjunto dirigido por Víctor Fernández. Destellos de calidad y magia con Eguaras y Shinji Kagawa, esfuerzo y tesón con Luis Suárez y Vigaray, corazón blanquillo con Nieto y Guti… En definitiva; fútbol de calidad.

La Puerta del Carmen está afianzada

El mejor portero de la categoría está en Zaragoza. Cristian Álvarez vuelve una temporada más a ser el meta zaragocista. El rosarino regresa a la portería por tercer año consecutivo, tras dos campañas en las que se reafirmó como un guardameta de nivel superior. Y lo refleja en sus números: tan solo dos goles en los primeros cinco partidos disputados.

Zaragoza

Cristian álvarez demostrando sus superpoderes. Fotro: Real Zaragoza

A mantener la baja cifra de goles encajados le ayudan tres fijos que han disputado la totalidad de minutos: Vigaray, Atienza y Nieto. Los tres defensores blanquillos han firmado algunas de las mejores actuaciones en defensa que se recuerdan en la última década en Zaragoza. Firmeza, seguridad y fluidez en la salida de balón se reafirman cuando el cuarto defensor -Grippo o Clemente- entran en acción. En definitiva, un seguro de vida para la escuadra maña.

El rombo vuelve a funcionar en Zaragoza

Si hablamos del buen hacer de los defensores, debemos destacar también a los mediocentros. La clave del fútbol para Víctor Fernández está en la decisión en las dos áreas. Pero para llegar de una a otra, la pelota debe pasar por los Eguaras, James, Guti y Shinji. Maestros del balón que lo tratan de forma exquisita.

Zaragoza

Raúl Guti conduciendo en el último partido. Foto: Real Zaragoza

La salida de pelota encabezada por Íñigo Eguaras, las ayudas constantes de los volantes y la conexión entre pivote defensivo y ofensivo hacen al Real Zaragoza uno de los mejores equipos en su categoría en lo que a la salida de balón se refiere. Y esto está dando sus frutos.

Perseverancia colombiana y empeño ghanés

El Real Zaragoza se ha reforzado con dos de los mejores delanteros en el mercado de Segunda División. El tándem formado por Dwamena y Luis Suárez ha devuelto la ilusión y los goles a La Romareda tras los despropósitos del pasado año. El primero parece empezar a adaptarse al equipo y comienza a disfrutar de los espacios que le hacen sus compañeros.

Zaragoza

Luis Suárez y Dwamena celebrando un gol. Foto: Real Zaragoza

Y lo del segundo es superlativo. Hacía tiempo que no se veía un delantero con la garra y el tesón de Luis Suárez. Un obrero del gol. Decía Kevin Durant que “el trabajo gana al talento si el talento no trabaja lo suficiente”. Pero ya cuando reúnes ambas condiciones…

Un equipo equilibrado que hace disfrutar

En definitiva, el Real Zaragoza que estamos viendo es un equipo brillantemente estructurado. Cohesión entre ataque y defensa, líneas juntas, inteligencia en la presión, verticalidad y seguridad. Un equipo que, aunque aún no haya definido su estilo, va trazando las líneas de un conjunto top. Una escuadra que disfruta de la locura del contraataque y que, mediante sus mediocentros, controla la totalidad de los tiempos del partido. Y así es difícil batirles.

Deja un comentario