El conjunto dirigido por Luis Miguel Ramis se caracterizó durante la temporada pasada por su versatilidad, por mostrar diferentes caras y por saber cuál de ellas usar en cada situación. En la presente campaña, dónde el inicio no había sido nada bueno en cuanto a sensaciones, el Alba ha encontrado su mejor versión en el fútbol pragmático, dejándose de especulaciones. Fue en tierras oscenses, concretamente en El Alcoraz, dónde el Albacete Balompié dejó atrás todos sus complejos para realizar un verdadero ‘partidazo’.

Presión asfixiante en la salida de balón

No hizo falta mucho tiempo para ver un cambio en el juego de los de Ramis con respecto a encuentros anteriores. La presión con la que los manchegos acompañaron el pistoletazo de salida fue casi abrumadora. Con Zozulia y Manu Fuster a la cabeza, el habitual bloque en 4-4-2 salió en estampida a interrumpir la salida de balón de los de Míchel. Y lo lograron con creces.

Alba

El Alba celebra un gol | La Liga

La SD Huesca tardó en poder acomodarse en el terreno de juego. Y es que, la presión del Alba no sólo fue alta e intensa, fue también ordenada y precisa. Con todos los actores interpretando a la perfección su papel, sin dejar huecos, sin dar una vía de salida a los locales. El juego sin balón fue el arma principal de el Alba.

Gran mejora con el balón en los pies

Lo que no quiere decir que con balón no fuera tan bueno. Al contrario. Fue el partido en el que mejor se practicó esa faceta del juego. El cuadro albacetista lo tuvo menos que el oscense, pero supo que hacer con él. Por primera vez, a los futbolistas no parecía quemarles la pelota. Dejaron atrás lo de dar dos pases y fallar el tercero.

“El nuevo Albacete Balompié también puede competir muy bien contra cualquier equipo, y es que, no cualquiera desactiva a uno de los ‘gallitos’ de la categoría en su propio corral”

Contribuyeron sobre todo Susaeta, quién a pesar de partir como extremo en el dibujo, era un centrocampista más; Eddy Silvestre, que se encargó de la salida de balón con una alta precisión en el pase (84%); y Manu Fuster, pues el mediapunta supo conectar con el equipo en la zona de ¾, una tarea pendiente hasta el momento.

Leer más | ‘El debut menos soñado’

Aun así, la principal vía de escape de los visitantes fue el balón largo. Zozulia se mostró imperial pese a estar vigilado por ni más ni menos que Jorge Pulido. El ucraniano ganaba todo por arriba. Y esos balones, iban a parar la mayoría de las veces a los pies de la gran sorpresa del partido: Manu Fuster. Un jugador que no pudo tener mejor debut en el fútbol profesional.

Manu Fuster, el ingrediente que faltaba en la receta

Habrá quien destaque al valenciano por su calidad (que indudablemente, la tiene). Pero yo prefiero destacarlo por su verticalidad e inteligencia sobre el césped. A los 21 años, no cualquiera entiende el juego de la manera en que lo hace él. Se complementó a la perfección con Zozulia, estando siempre preparado para atacar los espacios tras los pases del atacante.

Alba

Manu Fuster, debut soñado | La Liga

Manu Fuster dio una “máster class” sobre cómo moverse cerca del área y sobre como desmarcarse. También tuvo criterio cuando entraba en acción, ya que siempre tomaba la decisión correcta con el balón en los pies. Y lo más importante: fue determinante en el resultado, pues él fue quien provocó el penalti con el que se anotó el único gol del choque.

Margen de mejora en defensa

Sin embargo, la perfección no existe. El Albacete Balompié también dejó aspectos a mejorar. Principalmente, desajustes defensivos. La mayor parte de ellos se produjeron en la zona que ocupó Roberto Olabe. El centrocampista cedido por el Eibar parece seguir sin encontrar su sitio en el sistema de Ramis.

Leer más | ‘Perfilándose para soñar’

Erró en las vigilancias y en los desdoblamientos ofensivos, dejando siempre un carril para que Eugeni y Sergio Gómez generaran peligro. Eso sí, los centrales del Alba estuvieron magníficos, en especial José Antonio Caro, impidiendo que Tomeu Nadal, quien volvió a hacer de santo, sufriera en exceso.

El Alba no lo ha dicho todo

Otro Alba es posible. En la localidad manchega los ánimos no estaban por las nubes precisamente tras el batacazo que sufrió el equipo ante el Tenerife. Había sido la gota que colmaba el vaso tras unos partidos en los que se habían logrado victorias difíciles de explicar. Pero el juego efectuado en El Alcoraz demostró que el nuevo Albacete Balompié también puede competir muy bien contra cualquier equipo, y es que, no cualquiera desactiva a uno de los ‘gallitos’ de la categoría en su propio corral.

Deja un comentario