Llego sin hacer ruido, pero tras diez jornadas, con su buen hacer bajo los palos y un enorme compromiso y profesionalidad, se ha ganado el respeto de su afición. Juan Carlos Martín ha demostrado ser capaz de hacer intervenciones espectaculares que no sólo evitan el gol del rival, sino también, dan los puntos al equipo.


En este inicio de temporada, podríamos destacar cuatro atributos en los que ha destacado: liderazgo, interpretación del juego, distribución del balón, y manejo de los tiempos.

Juan Carlos Martín, un líder bajo palos

El Girona cuenta con uno de los porteros con más experiencia de la categoría, y el guardameta lo demuestra en cada jornada de campeonato.

Leer más | ‘Alejarse de la depresión’

Su liderazgo lo demuestran su personalidad y carácter, haciendo que sus compañeros le entreguen su confianza en voz y mando.

Juan Carlos Martín

Girona, en acción | Girona FC

A esto, habría que añadir su labor como portavoz del equipo, mostrándose autocritico con el juego del equipo, pero defendiendo a sus compañeros de la reprobación de su afición. En Montilivi, contra la UD Las Palmas reconocía que:

«El aficionado viene aquí porque quiere ver ganar a su equipo y quizás ha reflejado que, tras dos derrotas, no hemos mostrado la agresividad necesaria. Me lo tomo como una anécdota, no creo que vuelva a pasar»

Y habló de Granell. «Es muy entero y sereno. Lo he visto bien. No hay ningún problema con él. Es una persona que ha dado mucho por el club y no tenemos ninguna duda con él»

Todos los atributos para un guardameta de Primera

En segundo lugar, una gran capacidad de interpretación. Esto es, la lectura que hace el guardameta con la perfecta visión del juego que le da su posición. Hemos visto dar instrucciones a todas las líneas, indicando qué movimientos hacer tanto en defensa como en ataque.

Juan Carlos Martín

Juan Carlos, un portero de Primera | Diario Sport

Otro atributo clave en su juego, es la distribución del balón en el momento del saque de portería. Por ejemplo, sin ir más lejos, en el Sardinero acertó en casi todas sus decisiones. Parecía tener claro cuando jugar balones en corto, o bien, buscar a Stuani o Marc Gual en desplazamientos en largo.

Leer más | ‘Margen de mejora’

 Por último, el manejo de tiempos. Juan Carlos, no desconecta nunca del partido, siempre está concentrado y de esta manera, beneficia a su equipo cuando interviene. El jugador entiende muy bien cuando debe acelerar o frenar la velocidad del juego. Por ejemplo, en los momentos en los que el equipo se muestra más incómodo sobre el terreno de juego, busca tomarle al reloj unos buenos segundos. Así ofrece tiempo a sus compañeros para retomar posiciones y recuperarse.

Juan Carlos Martín ha conseguido algo que no se planteaba sencillo a priori. La afición no ha echado de menos a Bonnou en ningún momento.

Deja un comentario