Es un líder sólido. Pocas objeciones que presentar a un equipo que suma 28 puntos sobre 33 posibles. Es el Cádiz CF. No necesita la posesión para dominar los encuentros. Se juega a lo que los de Cervera quieren. No tienen el balón la mayor parte del tiempo, pero cuando lo hacen, son letales. Y así, el Cádiz es líder de ‘Caye’


Nueve victorias en once jornadas y como mínimo 7 puntos respecto al segundo. 8 al menos respecto al tercero. Los números, habitualmente, no engañan. Transmiten la realidad de un equipo, salvo mínimos matices que pueden representar la excepción que hace que la regla se cumpla.

Cádiz CF

Choco Lozano, en racha | Diario de Cádiz

A estas alturas, no podemos distinguir si nos encontramos en un caso u otro. Aunque sí que es factible extraer conclusiones de los números. Especialmente si los apoyamos en el juego.

Un bloque construido desde un fortín inexpugnable

Ocho goles había recibido el Cádiz en 10 jornadas. Y ninguno de ellos había sido en jugada. Todos a balón parado. El Málaga, que cayó derrotado en su feudo, al menos tuvo el dudoso honor de romper dicho registro.

Leer más | ‘Líder con proyecto’

Pese a ello, el Cádiz continuó en La Rosaleda siendo ese equipo rocoso que ha construido un muro por delante de su marco. Juntos, solidarios, coordinados e intensos. Un bloque sólido, una familia alrededor de una idea. Convencidos de que el tesoro se alcanza inexorablemente por esa vía. Un convencimiento tan interiorizado que emociona sobre el verde, especialmente a sus fieles.

Se podría en cualquier caso convenir que para el amante del fútbol de toque, del preciosismo, el Cádiz de Cervera sería antagónico a tal propuesta. Sin embargo, tácticamente su nivel es de estudio. Un equipo de autor, literatura geométrica.

La posesión, un bien prescindible

Y es que el Cádiz se aleja de la tendencia a definirse por su exceso de trato del balón. De hecho, sería colista si los puntos sumarán en función de la posesión del esférico. Al conjunto amarillo no le importa que lo podés el rival, ya que poseen las herramientas necesarias para contrarrestar tal situación y en dicho contexto encuentran comodidad.

“Juntos, solidarios, coordinados e intensos. Un bloque sólido, una familia alrededor de una idea. Convencidos de que el tesoro se alcanza inexorablemente por esa vía”

A las virtudes anteriormente expuestas, se suma un esfuerzo innegociable y una fe inquebrantable.

Cádiz CF, transiciones transformadas en electricidad

El Cádiz CF es aquel equipo que espera agazapado su ocasión para sorprender con una de sus mayores virtudes. La explosividad, velocidad y juego por extremos. Si el Cádiz recupera, rival a temblar. Pocos toques para plantarse en portería contraria en superioridad. Un aguijón que se clava, veneno en sangre contraria.

Leer más | ‘Soñando en torno a una filosofía’

El once tipo ya está definido, aunque ello no impide que haya protagonistas secundarios preparados para sumar. Definición de éxito en una palabra: equipo.

Caye Quintana, actor secundario con rendimiento superlativo

Y si hablamos de rendimiento, Caye Quintana ha de salir a relucir. Un delantero que llegaba del Recreo en verano tras un rendimiento bárbaro. Choco Lozano tardó en llegar y hasta entonces fue un fijo para Cervera. La irrupción de Choco y el buen momento de Nano frenaron su progresión.

Cádiz CF

Caye anota gol | Deporpress

Pero el buen hacer de Caye es innegable. Especialmente porque su fútbol trasciende mucho más allá de la luz de sus cifras. Se ha estrenado como goleador cadista en La Rosaleda, aunque su talento está en vigor desde el principio.

Y es que Caye es de aquellos futbolistas con chispa, con algo especial en su fútbol. De los que no sólo juegan, sino que hacen jugar. Asociativo, inteligente, capaz de generar movimientos que benefician a sus compañeros. Pero también muy capacitado para hacer goles de tal calidad como el anotado ante el Málaga para certificar una nueva victoria cadista. El líder está imparable. Porque el Cádiz CF es un líder de ‘Caye’.

Deja un comentario