El Málaga CF no termina de arrancar, a pesar de que por momentos el equipo parece que empieza a carburar.


El conjunto andaluz, es una muestra de que la historia no gana partidos. El club de la categoría con mejor historial en la última década no termina de convencer. Y son varios los traspiés producidos ante equipos de los llamados a estar en la parte baja de la tabla.

Málaga CF

Un Málaga desorientado

Y es que la mejor racha de puntuación del conjunto boquerón es de seis puntos. Esta, a su vez, coincide con el máximo de dos jornadas seguidas puntuando. Cada vez que obtiene dos resultados ajenos a la derrota, acaba perdiendo. Le ocurrió en las jornadas 7, 10 y 14.

Un Málaga CF sin continuidad

Por lo tanto habría que reconocer el primer problema del equipo. Hablamos ni más ni menos que de los continuos cambios obligados en el once. Todas las posiciones de la plantilla han sufrido bajas importantes, especialmente en la zaga. Hasta 5 jugadores de la zona han sufrido lesiones esta temporada. Y así es complicado hacerse fuertes.

Leer más | ‘Operación Retorno II’

Por otro lado hay que destacar la escasez ofensiva, ya que solo ha anotado 11 goles. Y de esos 11, solo 5 han sido anotados por delanteros. Así, en las dos funciones básicas, el Málaga CF tiene carencias palpables, ya que tiene un déficit de 3 goles, en relación a goles marcados y encajados. A estas alturas del año pasado, el equipo entonces dirigido por Muñiz llevaba 19 goles a favor, y solo 9 en contra. Números muy opuestos a los actuales.

El juego, reflejo de los problemas

Otro punto a destacar sería la escasez en el juego. El equipo de Víctor está más tiempo siendo dominado que llevando la voz cantante. Prueba de ello, es que solo ha estado 207 minutos por delante en el marcador. Esto es sólo un 16% de los minutos, y ello demuestra que el Málaga suele nadar a contracorriente.

Leer más | ‘El reino del caos’

Por lo tanto, todo hace indicar que para mejorar prestaciones, deberían empezar por tratar de tomar el mando de los partidos. Y a través de ello, mejorar los números tanto de goles a favor, como en contra, y así poner la primera piedra para una reacción necesaria.

Deja un comentario