Al Mirandés le ha costado aclimatarse de nuevo a la categoría de plata, pero a día de hoy el conjunto de Andoni Iraola se encuentra en su mejor momento, tanto a nivel de juego como de resultados. Hace apenas un mes hablábamos en estas líneas de un equipo sin un líder claro, pero todo parece indicar que ese problema ya es historia. Y parte de culpa de ello la tiene Martín Merquelanz.

Merquelanz

Merquelanz tras anotar un gol | CD Mirandés


Bien arropado

El centrocampista de 24 años ha vuelto a acercarse en las últimas semanas a esa versión que mostró al inicio del campeonato. Sin embargo, esta vez el buen hacer del resto del equipo ha servido para que los resultados sí hayan sido favorables. El cuadro jabato solo ha perdido un partido de los últimos siete, pero la mejora se ha evidenciado tras los triunfos ante el Fuenlabrada y el Real Zaragoza. En esos encuentros sobresalieron otros hombres: Guridi, Álvaro Peña o Marcos André entre otros, pero Merquelanz fue denominador común en todos ellos.

Cambio de mentalidad

En los primeros compases de la temporada, la falta de gol de los de Miranda condicionó demasiado al irundarra. El contexto no acompañaba e incluso Iraola dudó de él relegándole al banquillo en un par de ocasiones. Pero el paso adelante de sus compañeros en el frente de ataque le han facilitado las cosas. Él no debe ser el goleador del equipo, ese papel está ya reservado para el ya citado Marcos André, Matheus Aiás Álvaro Rey.

Leer más | ‘Sin comandantes’

Con esos tres jugadores más atinados de cara a puerta, Merquelanz puede volver al escenario donde mejor rinde y se desenvuelve: el desequilibro, la velocidad y el desborde en las bandas. La media hora ante el Fuenlabrada se quedó algo corta, así que fue en La Romareda donde se vio, quizá por primera vez en lo que va de curso, a Martín Merquelanz en su mejor hábitat.

Merquelanz, lo mejor está por venir

La dinámica acompaña y el equipo parece estar más conjuntado que nunca. Estos dos factores parecen suficientes para confiar en que la mejora continuará en las próximas jornadas. Pero para que esta se haga efectiva, Merquelanz deberá ser parte importante. El futbolista vuelve a tener la confianza del técnico. La derrota en el Martínez Valero cortó una buena dinámica de resultados, pero no de juego. Y ahora, con dos partidos consecutivos en casa, el escenario parece el más idóneo posible para que en Anduva sigan escalando posiciones y los fantasmas que les sobrevolaron en los primeros meses de competición desaparezcan.

Deja un comentario