Nunca es fácil llegar nuevo a una ciudad nueva. El período de adaptación es duro. Nuevos compañeros, nuevo entrenador y nuevo estilo táctico. En un enclave temporal complejo, Puado ha caído de pie en La Romareda.


Mucho mas complicado es hacerlo en una ciudad como Zaragoza, tan exigente y laureada como cualquier plaza de primera división.

Puado

Javi Puado conduce con el Real Zaragoza | El Desmarque

Una afición como la del Real Zaragoza exige éxitos inmediatos, como el ascenso a la máxima categoría del fútbol español. Cada mercado de fichajes es un quebradero de cabeza, donde todos los aficionados hacen sus cábalas para intentar adivinar cual será el próximo refuerzo del equipo.

Dwamena, el nombre del gol

El papel del director deportivo del equipo aragonés ha sido cuestionado en más de una ocasión. Fichajes desconocidos y remotos, los cuales han funcionado y los cuales han decepcionado durante su paso por La Romareda.

Raphael Dwamena llegó en el mercado de verano cedido desde el Levante. La falta de gol en el equipo era evidente, y el ghanés llegó con el reto de batir los registros de la temporada anterior. Todo funcionaba a la perfección.

Leer más | ‘Dinamita cafetera’

La delantera se compenetraba a las mil marai. Mientras Dwamena se llevaba a las defensas, Luis Suarez corría al espacio dejando detrás a los rivales. Una mañana del mes de noviembre saltó la noticia. Raphael Dwamena fue diagnosticado de problemas cardíacos y no podía volver a la disputa del futbol competitivo.

Puado, el elegido en el casting

Se abría una ventana. La Liga permitió la baja de Dwamena y el Real Zaragoza tenía que trabajar contrarreloj para encontrar un sustituto ideal. Se habló de Jonathas, un jugador de un perfil muy similar al delantero, pero en el ultimo instante se cayó la opción del brasileño.

Dentro de los equipos de Primera se encontró la vía cesión. En el RCD Espanyol había un chaval que llamaba la atención. Apenas había marcado goles, pero sus movimientos en ataque y sobre todo su capacidad defensiva convencieron a Lalo y Victor Fernandez para dar el visto bueno al fichaje.

Cualidades a medida para un Zaragoza necesitado

Se presentó como un futbolista rápido, que tenia ganas de crecer y de mejorar. Pero algo no cuadraba. Puado no era del mismo perfil que Dwamena, por lo que su fichaje no tenía sentido.

Pero y tanto que ha cobrado sentido. Desde que ha llegado, ha caído de pie. Goles, juego ofensivo, ayuda defensiva y, sobre todo, trabajo. Mucho trabajo.

Leer más | ‘Resurrección anunciada’

Le viene de lujo a este equipo, pues la velocidad que aporta en ataque se complementa a la perfección con la del atacante charrúa. Además, no solo eso, si no como demostró en A Coruña también es capaz de ser determinante en juego aéreo. Esta claro que ha llegado de la mejor manera posible a la entidad aragonesa, pero de él depende seguir creciendo y convertirse en un jugador clave dentro del Real Zaragoza.

Deja un comentario