La segunda división es más complicada de lo que parece. Cualquier equipo puede asaltar tu feudo, cualquier equipo te puede dar una sorpresa o cualquier equipo te puede aguar un gran día. El descenso del Girona el año pasado no era previsible. En su plantilla había nombres que habían asegurado el ascenso los días anteriores. Sin embargo, una mala planificación de los gerundenses acabó con los catalanes en Segunda División. 


Desde aquel momento estaba claro que el equipo de Montilivi tendría uno de los presupuestos más altos de la categoría. Nada más cerca de la realidad. La cuantiosa ayuda del City Football Group, más el dinero que la liga da a los equipos que descienden hacen que el equipo tenga un límite salarial muy por encima del resto. 

Girona, una plantilla de Primera

Gracias a este límite se consiguieron renovaciones como la de Stuani y Borja Garcia o las contrataciones de Maffeo, Jonathan Soriano o Gerard Gumbau. Sobre el papel, una de las mejores plantillas de la categoría, si no la mejor. Pero no todo es como lo pintan los papeles. 

Girona

Samu Sáiz, en su presentación con el Girona | Diari de Girona

Juan Carlos Unzué fue el técnico al que se encomendó hacer regresar al equipo a la elite del futbol español. Pero las cosas se torcieron desde el principio. Los números no eran buenos. El equipo gerundés acumuló un total de 16 puntos en 12 jornadas. El último partido del técnico fue en Oviedo, donde el Girona cayó derrotado. Quique Carcel, el director deportivo de la entidad, decidió prescindir de Unzué dejando los mandos a Juan Carlos Moreno, tercer técnico del equipo, mientras se buscaba un sustituto en el banquillo.

Martí, relevo para enderezar rumbo

El sustituto llegó a Montilivi tras pasar por el Deportivo de La Coruña el año pasado. Allí quedó a las puertas del ascenso. El elegido fue Pep Lluis Martí.

Leer más | ‘Margen de mejora’

Los números no son nada malos para Martí. Debutó con victoria en Extremadura y hasta la visita a Los Pajaritos había acumulado un total de 4 victorias y 2 empates en 6 partidos.

Girona

Martí, primeras pinceladas | Portada por @WingerArt

Buena parte de estos números son sustentados por Stuani. El delantero uruguayo se está saliendo en La Liga Smartbank. Actualmente es el pichichi de la categoría con 16 goles, una cifra brutal cuando nos referimos a una competición tan discutida.

Futbolistas por debajo del nivel esperado

Si bien Stuani es la cara agradable de la temporada, la desagradable se la podríamos colocar a Samu Sáiz. El madrileño va sobrado de calidad, pero su rendimiento está por debajo de su nivel real. Y así podemos sumar varios grandes nombres de la plantilla.

Leer más | ‘Come en otra mesa’

El objetivo del Girona es claro. El ascenso significaría cumplir todos los pronósticos. Cualquier cosa que no sea esa, será un fracaso a nivel deportivo para la entidad de Montilivi. Y, de momento, en la primera vuelta, no lo está cumpliendo. El camino es largo, y por delante queda la hora de la verdad.

Deja un comentario