La magia es un arte, sin discusión. O quizá sí, con alguna. Lo que no se puede discutir es el efecto que produce en aquello que la rodea. En cualquiera que la percibe, la experimenta. Mágico es aquello que aparenta ser sobrenatural sin serlo. Aquello que da la sensación de ser imposible, inexplicable, tan exquisito que se aleja de la lógica. Mágico es Varela. Fede Varela regresa a la categoría de plata. 


Mágico es aquel que se vale de trucos, argucias o cualquier elemento para engañar al espectador. Con situaciones increíbles y fuera de lógica. Quizá por eso, Fede Varela se ganó tal apodo.

Mágico Varela, encantamiento natural

Para lograr esquivar los sentidos del espectador, la naturalidad es primordial. Fede Varela irrumpió la pasada temporada en nuestras vidas de manera natural, sin estridencias. Bailando al son del balón, con la complicidad de todo aquello que le rodeaba.

Varela

Fede Varela, cedido a la UD Las Palmas | Twitter @UDLP_Oficial

Y es que el argentino es un centrocampista asociativo, generoso, combinativo. Capaz de desarrollar sus capacidades y sus cualidades en cualquier posición de la segunda línea ofensiva. El movimiento es cómplice de sus habilidades, que no se entienden sin compañía.

Talento en ebullición y crecimiento

Fue en un Rayo Majadahonda que, como él, se estrenaba en la categoría. El argentino pronto se ganó un espacio en el escenario y comenzó a invadir nuestras retinas con su habilidad. De control exquisito, mirada al frente con la que encontrar la mejor decisión posible y un toque de balón distinguido, con el que habilitar a sus compañeros de baile en la mejor posición y ante la mejor oportunidad.

Leer más | ‘Delicatessen argentina’

Pronto se entendió en zona de creación con Óscar Valentín, se asoció en línea ofensiva con jugadores como Benito o encontró lo resquicios invisibles para abastecer a Aitor García y su tocayo Ruibal. El fútbol fue arte por momentos y Fede Varela artista principal de la función, porque dirigía la orquesta sinfónica del juego preciosista de los de Antonio Iriondo.

Un reto mayúsculo: suplir a Viera

Ante sí, un auténtico desafío. Jonathan Viera regresa a China dejando un vacío terrible. Y ese es el que debe cubrir Fede Varela. Ese hueco que, a priori, es irremplazable. Sin embargo, y a priori, concienzudamente se ha trabajado para encontrar un perfil cercano al del mago canario. Prácticamente no es posible imaginar un candidato que pueda contar con mejores cualidades para este reto.

Leer más | ‘Mientras dure la magia’

Porque para suplir a un mago, nada mejor que otro mago. La sombra de Viera será alargada, aunque lo sería para cualquiera. Fede Varela solo tendrá que centrarse en exponer su fútbol. Porque con él, olvidar al maestro se convierte en posibilidad real. Sea como fuese, y si mantiene el nivel exhibido en esta misma plaza durante la pasada temporada, estamos de enhorabuena. Como colofón, la posibilidad de crear una nueva sociedad en Gran Canaria con Pedri González, que ya fue el socio perfecto de Jonathan Viera durante su regreso. Que la UD Las Palmas baile al son de ambos.

Deja un comentario