El Real Zaragoza ha conseguido permanecer en lo alto de la tabla durante toda la campaña pese a todas las piedras que se ha ido encontrando en el camino.


En una carrera de fondo lo más importante es sobreponerte a las adversidades que te vas encontrando en el camino. Si tuviéramos que comparar La Liga SmartBank con una disciplina del atletismo sería con la maratón. Una larguísima prueba en la que los atletas deben sobreponerse a los diferentes baches -a veces físicos pero sobre todo psicológicos– que se van encontrando. Y algo así es la Segunda División: una prueba de fondo en la que los equipos que mantienen firme el barco en aguas revueltas y consiguen conducirlo a buen puerto triunfan.

Leer más | ‘Tocar fondo para coger impulso’

Seguramente, el Real Zaragoza haya sido el equipo más afectado por estos altibajos característicos de la competición de plata del fútbol español. Pero el conjunto maño ha sido valiente y ha sabido sobreponerse a todos ellos.

Real Zaragoza

La pérdida indefinida por un problema cardiaco de Dwamena, las múltiples lesiones, las bajas de jugadores importantes como Atienza, Vigaray y Cristian, las interrupciones en el calendario… y un largo etcétera de problemáticas a añadir han conseguido desmejorar muy poco al conjunto blanquillo.

El año acaba igual que en Agosto

La temporada comenzó con un Zaragoza en modo cohete destrozando futbolísticamente a sus rivales. Con un gran fútbol combinativo precioso para el espectador, un gran trabajo ofensivo con una dupla que funcionaba y una labor defensiva inexpugnable, el equipo aragonés consiguió convertirse en el rival a batir con respeto del Cádiz.

Pero la alegría y la felicidad es efímera para todos. Y para el Real Zaragoza aún más. No pasará una temporada tranquila la afición de la ciudad del cierzo. Tras la baja de Dwamena y un cúmulo de infortunios llegó la mala racha. Los equipos rivales iban a La Romareda a encerrarse atrás y a luchar a por el empate. Y en esas ocasiones, el equipo maño era incapaz de desatascar los encuentros.

Real Zaragoza

Desde el 0-0 frente al precursor del catenaccio en La Romareda, el CD Lugo, hasta ocho partidos después, el Zaragoza solo consiguió una victoria. Equipos férreos como el Cádiz o el Mirandés vencieron en el Municipal pese al dominio local y como visitante, los zaragozanos se llevaron derrotas abultadas como el 4-0 en el Molinón.

Pero el año y la primera vuelta finalizan con unas sensaciones difíciles de mejorar. El equipo está unido y bien colocado en la tabla. Se ha vuelto a recuperar el buen fútbol con la transición al 4-2-3-1 y la incorporación de Puado ha dotado de mayor versatilidad al equipo. Al Real Zaragoza se le reconoce directamente en un estilo y eso es positivo para el bloque.

Real Zaragoza, recuperar a los mejores

La tarea de Víctor Fernández, Loreto y Cabellud no es otra que recuperar a algunos de sus mejores jugadores que yacen en paradero desconocido desde tiempo indefinido. James Igbekeme debe volver a ser el que fue la pasada campaña. Tiene que olvidarse de lo externo al club y centrarse en el lugar donde tiene su contrato.

Leer más | ‘Kagawa, impacto mundial’

Shinji Kagawa tiene que ser ese jugador diferencial que prometieron. Necesita sentirse cómodo con el equipo y no veo mejor sistema que en el 4-2-3-1. El Zaragoza necesita nutrirse del fútbol de sus jugones para conseguir el ansiado ascenso. Materia prima sobra, solo fata actitud.

Deja un comentario