La ilusión ha colmado la isla de Gran Canaria. Algo impensable si lo llegamos a decir a comienzos de septiembre. Con altibajos, eso sí, durante la temporada, Pepe Mel ha encontrado la tecla amarilla al son de Pedri y Viera para finalizar la primera vuelta en la mejor situación posible. Las Palmas sueña.


Las Palmas llega al ecuador de la temporada apuntando alto. Los problemas económicos, que derivaron en la falta de refuerzos, sumado a un malestar general en el entorno del equipo, antojaban esta campaña mucho más complicada que la anterior.

Lo cierto es que, con problemas más que visibles, Pepe Mel ha sabido recomponer el equipo. El técnico madrileño era lo que necesitaba Las Palmas. Un entrenador con experiencia, al frente de un equipo que lo que más sumaba era desgracias futbolísticamente hablando. Las decisiones en cada once, de hecho, han estado limitadas en pos de un mayor equilibrio defensa-ataque. El equipo sabe a qué quiere jugar, y se ha logrado plasmar de manera clara en el verde. Puede gustar más o puede gustar menos. Pero hay una idea clara.

Leer más | ‘Quimera o realidad’

Es hora de entrar de lleno en una racha positiva, sin euforia ni fanfarronadas, para que el segundo acto sea memorable.

Con Viera y Pedri todo es más fácil

Es así. Afirmar que Las Palmas estaría gozando, tal y como está haciendo, sin la ayuda de Pedri y Jonathan Viera, sería una irresponsabilidad de dimensiones estratosféricas. La asociación Las Palmas-Pedri González-Jonathan Viera ha sido durante esta primera vuelta un pleonasmo. Cuando hablamos de Las Palmas, hablamos de Pedri y Viera. Ambos han dejado un sello importante en el Gran Canaria. Han sido la llave de esta Unión Deportiva. ¿Los números? Están: con ambos en el verde, Las Palmas no ha perdido ningún choque. ¿El juego? Está: tomaron la batuta y movieron a su ritmo a todo el equipo. Han hecho fácil lo difícil. Han ayudado a mejorar las aspiraciones de la Unión Deportiva.

Las Palmas

Pedri y Viera, sociedad ilimitada | @WingerArt

Los días de ambos están contados. Salvo supuesto milagro del máximo mandatario amarillo, Miguel Ángel Ramírez, Jonathan Viera regresará a China en este mercado de invierno. Algo más durará Pedri González, que estará cedido, al menos, hasta verano. Por ello, se espera que Las Palmas se aferre a la inercia y que la buena dinámica pueda continuar, pero sin ellos.

Lo único que queda es rezar para que el efímero pero intenso paso de Jonathan Viera no haya sido pan para hoy y hambre para mañana.

Los problemas de Mel

El principal escollo de Mel ha estado en las lesiones. El madrileño no ha podido contar durante la temporada con todos los jugadores. Subir jugadores con ficha del filial se ha llegado a convertir en tradición, abriendo debates que parecían inexistentes.

Leer más | ‘Mientras dure la magia’

En la portería, Álvaro Valles le ha robado el puesto a Josep Martínez y a Raúl Fernández. Al primero de ellos, por sus convocatorias con la selección española sub-21. Al segundo, por una lesión que lleva arrastrando desde abril. Los tres se incorporan en igualdad de condiciones en esta segunda vuelta. No hay duda que provocará un quebradero de cabeza a Pepe Mel.

Las Palmas, encontrando el camino

Benito Ramírez, Sergio Araujo, Maikel Mesa, Ruiz de Galarreta, Juanjo Narváez, Drolé, Mantovani, Rubén Castro, Mauricio Lemos, Álvaro Lemos, Dani Castellano, Pekhart, Álex Suárez, Cristian Cedrés e incluso Jonathan Viera. Pesos pesados del equipo, figuras importantes capaces de decidir partidos, con los que Pepe Mel no ha podido contar en, al menos, un encuentro.

En la parte positiva, por mirar tal lado, futbolistas del filial han podido enfundarse la elástica del primer equipo. Boris Rapaic, Juan Fernández, Pablo Haro, Jesús Fortes o Álex Suárez han tenido la oportunidad de debutar con el primer equipo amarillo. La cantera, siempre factor importante tanto en Las Palmas como Pepe Mel, ha adquirido un mayor protagonismo.

UD Las Palmas, no descolgarse

Si hacemos caso a las estadísticas, Las Palmas acabaría la temporada con 64 puntos. Con dicha puntuación, la Unión Deportiva únicamente se habría colado en los PlayOff de la temporada 2016/17, 2014/15 y 2013/14. En todas las restantes, se habría quedado al borde de jugar la promoción. Pero esto no va a ser así: los equipos son diferentes, las situaciones son diferentes, y conseguir la cifra exacta de 64 puntos sería una casualidad matemática brillante.

El objetivo no debe ser otro que no descolgarse. Se debe buscar esa buena dinámica que permita, sin depender de ningún futbolista más que el estilo de juego, lograr una racha de resultados que no aleje al equipo de los puestos altos.

¿Reto complicado? ¿Cuándo algo ha sido sencillo en LaLiga SmartBank?

Deja un comentario