Pocos en pretemporada hubieran vaticinado un papel tan protagonista. El Numancia de Carrión se presentaba como una de las cenicientas y se ha destapado como la hermanastra que castiga a sus débiles hermanas. 


La temporada en la Liga SmartBank suele poner a cada uno en su sitio. Sin embargo, contar con el equipo de la ciudad más pequeña, límite salarial limitado y técnico sin apenas experiencia no se presentaba como algo sencillo.

Numancia

Carrión llegó desde el Melilla

Para la afición soriana era casi un acto de fe. De esperanza y confianza ciega en su equipo del alma, en ese que tantas veces ha respondido por encima de las expectativas, de las posibilidades. Esta categoría no hace rehenes. Tocaba tirar de sentimiento.

Una puesta en escena peligrosa

Y el arranque ofrecía a Soria un golpe de realidad. Dos derrotas consecutivas y la preocupación como carta de presentación. El equipo no logró sumar puntos y la preocupación comenzó a latir en tierras numantinas. Sin embargo, no era paja todo lo que reinaba en tal vestuario.

Leer más | ‘Fiabilidad inesperada’

El Numancia era un equipo vivo, de ideas claras y errores puntuales. Pero no sumaba. Y al fin y al cabo, lo que cuenta son los números. ¿O no?

Numancia, fiabilidad máxima

Una derrota en trece encuentros. Ese fue el bagaje tras esa puesta en escena. Luis Carrión dio con la tecla y mostró un poder de reacción incuestionable. El Mirandés es la primera víctima del nuevo Numancia, en el que tres piezas comienzan a ser fundamentales desde entonces. Entran en acción y lo hacen de la mano.

Iván Calero en el lateral derecho se antoja parte fundamental de esta reacción, del cambio que permite al Numancia mejorar sus prestaciones. Y por delante, la aparición del joven Moha Sanhaji ofrece un soplo de aire fresco y un pico de intensidad que los sorianos necesitaban.

Numancia

Higinio, paso adelante en el Numancia

E Higinio. Un futbolista que en punta de ataque representa las características y la personalidad de un equipo que lo vuelca todo en esa intensidad, en ese ADN competitivo. El Numancia es otro, y sólo tres derrotas han llegado tras aquellas dos iniciales.

Un futuro con tranquilidad e ilusión

Y ante tal panorama, finalizando en posición de playoff la primera vuelta, sólo queda cumplir el objetivo inicial y tomar licencia para soñar. Hacerlo, además, con las tradicionales armas numantinas.

Leer más | ‘Abandonar la escala de grises’

Con esas que representan los valores de una afición. Irreductible. Con una muralla por escudo. Sintiendo orgullo por aquello que les representa. Por su equipo, que lo deja todo por cada punto, por cada balón. Orgullo soriano, orgullo numantino.

Deja un comentario