Atrás queda una nefasta temporada con una plantilla corta, que no demostró estar a la altura de la ilusión que la afición sportinguista despierta. Se pidió a gritos un cambio de entrenador antes de navidad y que tomase las riendas del equipo Jose Alberto. Llegó al equipo en Noviembre estando a 2 puntos del descenso. Hubo ilusión 

Continúa Leyendo